¿QUÉ ES IKUMÉNI?

Ikuméni eshacer juntos encuentro experiencia compromiso un descubrimiento buenas prácticas esperanza fraternidad reconciliación amistad apertura conocer a otros creatividad

UN SUEÑO

Ikuméni sueña con formar jóvenes que ejercen su liderazgo comunitario impulsando buenas prácticas ecuménicas e interreligiosas en procesos de desarrollo y de paz en sus comunidades, desde una vivencia de fraternidad.

La palabra ecumenismo proviene de una familia de palabras del griego clásico: 1. «oikos», que significa “casa”, “familia”, “pueblo” o “nación” y su significado se relaciona con aquellos que viven en una casa común; 2. «oikoumenē», que hace referencia “todo el mundo habitado”; y 3. oikouménikos, «abierto o participando en todo el mundo». Desde una comprensión cristiana, la palabra oikoumenē comenzó luego a describir el lugar de la misión reconciliadora de Dios. A su vez, se debe señalar que las palabras “ecumenismo”, “economía” y “ecología”, comparten la misma raíz “oikos”, y por tanto se afirma que estas tres realidades humanas están interrelacionadas y que existe una dimensión relacional entre las personas que viven juntas, con los bienes y recursos que se administran, y con la tierra en la que se habita juntos.

«Ikuméni» es la pronunciación de «oikoumene» en griego moderno e integra en sí los distintos ejes de la misión del Laboratorio de Buenas Prácticas: está destinado a jóvenes cristianos, quienes al finalizar el itinerario formativo desarrollarán habilidades de liderazgo comunitario, para poder implementar en su comunidades (tierra habitada) buenas prácticas ecuménicas e interreligiosas «al servicio de un mundo herido», para contribuir al desarrollo sostenible y la construcción de paz y poder brindar juntos testimonio de esperanza y reconciliación.

EQUIPO

ORGANIZADORES DE IKUMÉNI

IKUMÉNI es coordinado desde el área de Religión y Desarrollo del Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (CREAS ACT Alianza).

CREAS surgió en el año 2000 como una red de profesionales que, inspirados e inspiradas desde su fe cristiana, procura fortalecer las capacidades del movimiento ecuménico y social en la promoción de la dignidad humana y la justicia. Después de 20 años, las desigualdades e injusticias no solo se han mantenido sino incrementado, y América Latina y el Caribe continúa siendo la región de mayores desigualdades. Por esa razón, mantenemos el compromiso con el llamado profético de acompañar, con esperanza, las reflexiones y acciones que incidan en la promoción y fortalecimiento de nuevas formas de desarrollo sostenible con mayor justicia, que protejan la vida en su plenitud y nuestra casa común. En esa perspectiva, la diaconía ecuménica es esperanza, es ponerse en marcha para la superación de todas las injusticias.

“La solidaridad ecuménica e interreligiosa hace posible que nuestro compromiso religioso se convierta en un factor que une a las personas en lugar de dividirlas. Cuando trabajamos hombro con hombro con creyentes de otras religiones y con personas de buena voluntad damos testimonio de paz, de justicia y de interconexión, valores que están en el centro de nuestras convicciones religiosas, y al mismo tiempo recreamos y reforzamos estos valores.”

Documento “Al servicio de un mundo herido mediante la solidaridad interreligiosa: Una llamada cristiana a la reflexión y a la acción durante la COVID-19 y más allá”. Publicación conjunta del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y el Consejo Mundial de Iglesias. Agosto 2020.